APPIA GROUP sigue creciendo: ¡Abrimos nueva oficina en Madrid!

¿Qué tipos de almacenes existen y cuáles son sus características?

Hoy en día cuando pensamos en un almacén solemos pensar en distribución logística, una actividad creciente gracias al auge del e-commerce. Sin embargo, hay diferentes tipos de almacenes con diferentes finalidades, ya sea porque se utilizan en el sector logístico, para la industria productiva o de importación y exportación, o incluso porque se usan para almacenar tipos de mercancías muy específicos. Así, ¿qué tipos de almacenes podemos encontrar?

Tipos de almacenes según su función logística

Los tipos de almacenes pueden clasificarse según su función logística, es decir, en base a su propósito dentro de la cadena de suministro. A continuación, veremos los diferentes tipos de almacenes que se enmarcan dentro de esta categoría:

Almacén de aprovisionamiento

El almacén de aprovisionamiento tiene como objetivo principal almacenar las materias primas necesarias para abastecer el proceso de producción de un producto. Estos almacenes suelen estar ubicados cerca de la fábrica a la que dan servicio, lo que permite una rápida reposición de los materiales. Además, se caracterizan por tener una alta rotación de stock, ya que su función es garantizar que siempre se disponga de los materiales necesarios para mantener la producción en marcha.

Almacén de distribución

Es uno de los usos más habituales, ya que se trata de un almacén que se destina al almacenaje de productos y mercancías para ser distribuidas. Los almacenes logísticos entrarían dentro de esta tipología. Aunque sus características pueden variar según la empresa y su sector, en general suelen contar con una ubicación estratégica, es decir, cerca de puertos o aeropuertos y de vías de comunicación principales para facilitar la red de distribución, o bien cercanos al destino de las mercancías en el caso de los almacenes urbanos.

Otro factor que suelen tener en común la mayoría de almacenes de distribución es el uso de tecnologías como un sistema de gestión de almacén o SGA, que no solo optimiza la gestión diaria, sino que permite comunicarse con otros partners de la cadena de suministro para recibir y enviar información sobre el estado de los pedidos y las mercancías en tiempo real. La capacidad de almacenaje y el tipo de infraestructura son los factores que más pueden variar.

Dentro de los denominados almacenes de distribución, también existen diversas subcategorías que merecen ser mencionadas de forma independiente.

Almacén regional

El almacén regional se sitúa cerca del punto de consumo o del cliente final, con el objetivo de garantizar un abastecimiento y distribución rápidos de los productos ante el gran aumento del ecommerce. Estos almacenes suelen tener una gran capacidad de almacenamiento, ya que deben cubrir la demanda de diferentes clientes o puntos de venta. Además, se caracterizan por contar con sistemas eficientes de gestión de inventario y logística, lo que permite una rápida respuesta a las necesidades de los clientes.

Almacén de tránsito

El almacén de tránsito cumple una función intermedia en la cadena de suministro, y su ubicación se sitúa entre el almacén central y el almacén regional. Estos almacenes se utilizan como punto de paso o agrupación de mercancías con un mismo destino. Su principal objetivo es facilitar la distribución de productos de manera eficiente, optimizando tiempos y costos de transporte. Además, suelen contar con sistemas de control y seguimiento para garantizar un flujo constante y ágil de los productos.

Almacén de estacionalidad

El almacén de estacionalidad se enfoca en el almacenamiento de productos de consumo estacional o de temporada, cuya demanda experimenta variaciones en momentos específicos. Estos almacenes se aseguran de tener suficiente stock para satisfacer la demanda en los momentos de mayor requerimiento, evitando posibles faltantes o retrasos en la distribución. Además, suelen contar con sistemas de planificación y gestión de inventario que permiten prever y anticiparse a los picos de demanda.

Almacén de interior

El almacén de interior se caracteriza por almacenar la mercancía bajo techo, protegiéndola de las inclemencias meteorológicas. Estos almacenes son utilizados para garantizar la conservación y seguridad de los productos almacenados, especialmente aquellos que son sensibles a condiciones ambientales adversas. Suelen contar con sistemas de control de temperatura, iluminación y ventilación adecuados, así como estanterías y equipos de manipulación de cargas que permiten una organización eficiente.

Almacén de exterior

En contraste con los almacenes de interior, los almacenes de exterior se utilizan para almacenar la mercancía al aire libre dentro de un recinto señalizado. Estos almacenes son comunes en espacios abiertos como patios de carga, donde se almacenan productos que no requieren una protección especial contra las condiciones climáticas. Suelen contar con áreas designadas para el almacenamiento y manipulación, así como sistemas de seguridad para garantizar la integridad de la mercancía.

Almacén de distribución minorista 

En sí, se trataría de un subtipo de almacén de distribución, pero enfocado a minoristas que almacenan y distribuyen productos a sus tiendas físicas u online. Aunque se trate de un almacén de distribución, sus características de tamaño y ubicación lo diferencian de los almacenes de distribución al mayor o logísticos. Suelen estar cercanos a las tiendas de distribución física o a centros urbanos, para facilitar una distribución rápida y eficiente de los pedidos al cliente final.

Tipos de almacenes según su grado de mecanización

Almacenes convencionales

Los almacenes convencionales son aquellos que cuentan con un bajo nivel de automatización en sus procesos. Utilizan estanterías metálicas y carretillas elevadoras para la manipulación y movimiento de la mercancía. Este tipo de almacenes se caracteriza por ser flexibles y adaptables a distintos tipos de productos y volúmenes. La manipulación de la mercancía se realiza de forma manual o mediante el uso de equipos básicos de carga y descarga. En ellos es poco frecuente encontrar programas de gestión logística. Si aún no tienes muy claro qué es un SGA, te recomendamos leer el artículo.

Algunas de las características destacadas de los almacenes convencionales son:

  • Baja inversión en tecnología: Estos almacenes no requieren una gran inversión en sistemas de automatización avanzados, lo que los convierte en una opción más económica.
  • Versatilidad en el almacenaje: Gracias a su estructura flexible, los almacenes convencionales pueden almacenar distintos tipos de productos, desde objetos pequeños hasta paletas de mayor tamaño.
  • Personalización: Dado que no están limitados por sistemas automatizados, los almacenes convencionales ofrecen la posibilidad de adaptar el espacio según las necesidades específicas de la empresa.

Almacenes inteligentes

Los almacenes inteligentes se caracterizan por tener un alto nivel de mecanización y utilizan sistemas avanzados de almacenaje y manipulación de la mercancía. Estos sistemas incluyen transelevadores para palets o miniloads, que son robots automatizados que se encargan de la carga, descarga y ubicación de los productos en el almacén.

Las principales características de los almacenes inteligentes son:

  • Alta eficiencia y rapidez: La automatización de los procesos permite una mayor agilidad en las operaciones de almacenamiento y distribución, lo que reduce los tiempos de respuesta y mejora la eficiencia en la gestión.
  • Mayor capacidad de almacenamiento: Los almacenes inteligentes hacen un uso óptimo y eficiente del espacio disponible, permitiendo una mayor capacidad de almacenamiento en comparación con los almacenes convencionales.
  • Reducción de errores: La automatización de los procesos minimiza los errores humanos, lo que aumenta la precisión en la gestión del inventario y reduce los tiempos de espera en la preparación de pedidos.

Tipos de almacenes según el tipo de mercancía almacenada

Almacenes frigoríficos

Los almacenes frigoríficos son aquellos diseñados para el almacenamiento de mercancías que requieren condiciones de temperatura controlada. Son ampliamente utilizados para productos perecederos como alimentos frescos, productos congelados o medicamentos que necesitan mantenerse a una temperatura específica para preservar su calidad y prolongar su vida útil.

Las características principales de los almacenes frigoríficos son:

  • Infraestructura especializada con sistemas de refrigeración y congelación
  • Aislamiento térmico eficiente para mantener la temperatura adecuada
  • Equipamiento específico como cámaras frigoríficas, congeladores y termógrafos
  • Control y monitoreo constante de la temperatura
  • Seguridad alimentaria y cumplimiento de normativa sanitaria

Almacenes para medicina y productos químicos

Los almacenes destinados a medicina y productos químicos son aquellos que cumplen con los requisitos específicos para el almacenamiento seguro y adecuado de medicamentos y sustancias químicas. Estos almacenes deben cumplir con estrictas normativas y regulaciones para garantizar la integridad de los productos almacenados y prevenir cualquier riesgo potencial.

El personal que trabaja en este tipo de almacenes también requiere una formación específica en el manejo de sustancias tóxicas y/o peligrosas (APQ).

Las características principales de los almacenes para medicina y productos químicos son:

  • Control de temperatura y humedad para garantizar las condiciones adecuadas de almacenamiento
  • Seguridad y prevención de riesgos, como sistemas de ventilación, extintores y medidas de seguridad específicas
  • Almacenamiento segregado y adecuado etiquetado de los productos según su naturaleza y peligrosidad
  • Control de acceso y trazabilidad para asegurar la cadena de custodia y evitar el uso indebido de los productos
  • Seguimiento de la caducidad y control de inventario para garantizar el cumplimiento de los estándares de calidad

Almacén en bloque

Se conoce también como de almacenamiento a granel, y se trata de un almacén que se caracteriza por disponer de grandes áreas de almacenamiento abiertas y diáfanas, sin divisiones internas, lo que le permite almacenar, por ejemplo, grandes volúmenes de productos a granel o mercancías muy voluminosas. Se utiliza, por ejemplo, para almacenar productos a granel como materiales de construcción o productos químicos, o productos envasados en grandes contenedores. Al no disponer de separaciones internas, también permiten una gran flexibilidad en la disposición y la distribución del espacio, para adaptarse al tipo de mercancías almacenadas según la necesidad.

Conclusión Final

En definitiva, es el tipo de mercancía almacenada y a qué tipo de distribución se destinan lo que clasifica un almacén dentro de una categoría u otra. Sin embargo, esto no excluye que podamos encontrar almacenes híbridos, es decir, que puedan clasificarse dentro de dos categorías. Lo que sí tienen en común todos los almacenes, sea cual sea su tamaño y finalidad, es que necesitan una gestión eficiente y cada vez más automatizada, como por ejemplo con un software de gestión de almacenes, para poder dar una respuesta rápida a un mercado cada vez más globalizado y complejo.

sergi_lopez
Última actualización:: 1 noviembre 2023

Entradas relacionadas

Últimas entradas

El sistema Poka Yoke, creado por Shigeo Shingo, busca evitar errores en procesos productivos. Se basa en diseñar procesos y productos que minimicen equivocaciones, y

APPIA GROUP by VGG presenta el 10 de abril de 2024 en sus oficinas de Barcelona, la nueva versión de APPIA.edia. Una innovadora plataforma online