¡El equipo de APPIA GROUP os desea unas felices fiestas!

Claves para integrar un e-commerce con un software logístico

La integración de un SGA con las tiendas online y las agencias de transporte es esencial para cualquier empresa logística y de transporte. Entre otras ventajas, permite que el intercambio de información sea fluido y sin errores entre las diferentes empresas de la cadena de suministro. Sin embargo, cada sector tiene sus particularidades, como por ejemplo en el caso de las e-commerce.

El e-commerce ha crecido exponencialmente durante el período 2020-2021, convirtiéndose durante la pandemia en la primera forma de comercio a nivel internacional; de hecho, las previsiones para el 2022 son que crezca entre un 30% y un 50% a nivel nacional.

Pero quizás lo más importante a tener en cuenta de estas cifras de crecimiento es que detrás de ellas hay un cambio en el comportamiento del consumidor: Las personas quieren poder comprar cualquier producto de forma cómoda y rápida, desde casa, y tener en todo momento acceso a la información de trazabilidad de su compra, es decir, dónde está su pedido y en qué fecha exacta lo van a recibir. Este paso final forma parte del ciclo de venta, y condicionará en gran medida la experiencia que la persona tenga del e-commerce. Solo hay que ver la tasa de apertura de los emails de seguimiento de pedidos según SendCloud: entre un 80% y un 90% se abren.

Por ello, uno de los principales retos de los SGA es contar con una perfecta integración tanto con la tienda online, como con los transportistas (propios o subcontratados). Para que una integración sea eficiente, debe dar información fiable y en tiempo real del estado del pedido en todo momento, no solo para el control interno, sino de forma que permita también proporcionar esta información al cliente final. Las principales plataformas de e-commerce, como Shopify, Magento o Joomla, suelen estar preparados para realizar esta integración de forma fácil y eficiente.

La pregunta es, ¿lo está nuestro software logístico? Debemos asegurarnos de que la herramienta que utilizamos cuente con unas determinadas características:

  • Escalabilidad: Debe estar preparada para responder a nuestras necesidades tanto actuales como a medio y largo plazo; si no es el caso, nos podemos encontrar que ante un pico de demanda o un cambio en el mercado el tiempo necesario para migrar de herramienta nos haga perder competitividad.
  • Información en tiempo real: Cada vez más usuarios quieren acceso al estado de su pedido en tiempo prácticamente real, e incluso poder modificar la información relativa al lugar o la fecha de entrega. Muchas herramientas permiten incluso la geolocalización de los pedidos, como Amazon.
  • Automatización de determinadas tareas, como por ejemplo el envío de emails de seguimiento o de facturas que se deban coordinar con el envío o la entrega del pedido. Esto permite no solo ser más eficientes, sino que reduce errores humanos y ahorra costes operativos.

En el creciente sector del e-commerce, donde se manejan cantidades ingentes de pedidos, integrar correctamente los datos con el almacén y los transportistas es esencial para tener una ventaja competitiva en el sector. Porque las cifras son claras, el crecimiento del e-commerce es una tendencia todavía al alza, lo que indica que no ha sido un pico estacional de demanda debido a la pandemia, sino que se ha originado un cambio en la forma de compra de muchos consumidores que antes no compraban online o no lo hacían de forma tan frecuente. Ahora, darles un buen servicio es el reto de tu software logístico.

Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Entradas relacionadas

Últimas entradas

Para un almacén es esencial implementar el método de gestión de mercancía más adecuado. De hecho, en grandes almacenes logísticos podemos encontrar áreas diferenciadas donde

La creciente preocupación tanto entre empresas como entre consumidores por los residuos que se generan y su impacto en el medio ambiente ha despertado el interés por la logística inversa.